INSTALACIÓN DE UNA PUERTA PIVOTANTE

Las puertas pivotantes han de ser instaladas por un carpintero sobre un premarco o precerco previamente colocado en obra por un albañil.

La instalación de una puerta pivotante es muy sencilla y sin complejidad añadida a la instalación de una puerta abatible estándar. Las únicas diferencias entre una puerta pivotantes y una puerta abatible estándar son:

- El peso, una puerta pivotante suelen pesar entre 50-60 kg más que una puerta estándar.
- La necesidad de instalación de un rodamiento en la parte inferior de la puerta que tendremos que atornillar al suelo.

La instalación de una puerta pivotante la puede realizar cualquier carpintero o instalador con experiencia, ya que la regulación, plomado y fijación al premarco o precerco se realiza como en la instalación del resto de puertas.

A continuación, explicamos los pasos a seguir para la instalación de una puerta pivotante.

PASOS A SEGUIR EN LA INSTALACIÓN DE UNA PUERTA PIVOTANTE

1. Retirar el embalaje.

2. Desensamblar la hoja de la puerta del marco para poderlo presentar en el hueco donde vamos a instalar la puerta. Para desensamblar, con la ayuda de un destornillador plano, giramos el tornillo del rodamiento superior para desanclar la hoja. Con la puerta desanclada, sólo tenemos que inclinar la hoja ligeramente y con cuidado sacarla del marco.
PIVONTANTE

3. Presentamos el marco en el hueco donde vamos a instalar la puerta, para ello necesitamos quitar el listón de madera atornillado en la parte inferior del marco con la ayuda de un destornillador.

4. Repartimos los clareos entre el premarco y el marco de la puerta, y a continuación lo fijamos con cuñas de madera para que no se mueva. Marcamos en el suelo el punto exacto donde vamos a atornillar el rodamiento inferior de la hoja según las medidas indicadas a continuación.

PIVOTANTES

5. Hacemos un orificio en suelo con la ayuda de una broca de corona con diámetro 40 mm y atornillamos el rodamiento inferior haciéndolo coincidir con el agujero que acabos de realizar.

6. Una vez fijado el rodamiento inferior al suelo, colocamos la hoja en el marco realizando el paso 2 en sentido inverso para poder anclar hoja y marco de nuevo. Aconsejamos que se utilice una cuerda plana para soportar el peso de la puerta con mayor facilidad.

Al igual que en el paso 2 debemos de girar el tornillo del rodamiento superior en el sentido de las agujas de reloj para que la puerta se quede anclada.

7. Nivelamos la puerta con la ayuda de un plomo y nivel comprobando que los clareos de la hoja sean los correctos. Antes de fijar definitivamente el marco al premarco con la ayuda de grapas corrugadas y espuma de poliuretano, debemos comprobar que la puerta abre y cierra correctamente.

8. Una vez fijada la puerta al premarco, podemos realizar unos pequeños ajustes finales para terminar de ajustar los clareos a la perfección tocando en los diferentes tornillos de regulación que se encuentra en el rodamiento superior de la hoja.

9. Una vez que tenemos la puerta bien fijada procedemos a la colocación de los tapajuntas y a regular los cortavientos automáticos que se encuentran en la parte superior e inferior de la hoja.

Para regular el cortaviento tenemos que girar un tornillo que se encuentra en el canto de la puerta que está en el lado de la bisagra hasta que comprobemos que éste baja por completo y no deja pasar la luz.

cortavientos